Bancos llevan la delantera: BancoEstado y Banco de Chile están a la espera de la resolución de la DT. Sindicato de Banco Ripley está viendo los pasos a seguir tras decisión del servicio público.

La industria bancaria sigue adelante con el proceso de definición de servicios mínimos. Algunas entidades van despejando dudas y adelantando lo que podría venir para otros bancos que tienen negociaciones colectivas más lejanas, como es el caso de Bice, donde el contrato colectivo recién termina en junio de 2019.

Un ejemplo de ello es Banco Ripley, ya que fue el primero en marcar un precedente luego de que la Dirección del Trabajo (DT) zanjara el tema: falló hace dos semanas a favor de la empresa, otorgando entre otras cosas la apertura de 34 sucursales en caso de huelga. Sin embargo, la resolución podría no ser definitiva, ya que al sindicato aún le queda una carta bajo la manga: un juicio monitorio en el Juzgado del Trabajo, instancia a la que aún no ha llegado ninguna entidad bancaria. Eso sí, el presidente del sindicato, Dennis Castro, dice que aún están estudiando los pasos a seguir.

¿En qué están los grandes?

Banco de Chile es otra de las instituciones financieras que está más avanzado en el tema. De hecho, fue la primera definición de servicios mínimos que aprobó la DT para un banco grande: de un total de 433 sucursales, la entidad solicitó contar con 73 abiertas, pero la DT regional autorizó la apertura de 65. Asimismo, aprobó un equipo de emergencia con un número equivalente al 20% de la dotación de cajeros, lo que se traduce en 83 trabajadores.

Sin embargo, desde el sindicato impugnaron los servicios mínimos que determinó el servicio público regional, por lo que ahora la pelota está en la cancha de la DT nacional: le quedan tres semanas para dirimir el asunto. Pese a que este año la entidad ligada al grupo Luksic sólo tiene la negociación colectiva con su filial Promarket -recién el próximo año tratará con los principales sindicatos- la importancia de los servicios mínimos que se fijen ahora radica en que también regirán para el resto de sus procesos colectivos.

BancoEstado tampoco logró llegar a un acuerdo con sus trabajadores, por lo que hace unas dos semanas acudió a la DT para que definiera los servicios mínimos. A partir de esa fecha, el regulador tiene 45 días de corrido para dar una respuesta.

Una situación distinta enfrenta Banco Santander, que podría saltarse este proceso. Esto, teniendo en cuenta que estarían llegando a un acuerdo anticipado para establecer una negociación no reglada, según ha manifestado Luis Mesina, presidente del sindicato nacional -que lo componen 420 personas-.

En ese sentido, el presidente de la federación de sindicatos del banco, Walter Figueroa, detalla que pese a que la gran mayoría de los sindicatos está de acuerdo en establecer los servicios mínimos, no va a ser necesario entrar en la discusión, ya que si las conversaciones siguen en buen pie con la empresa, podrían firmar un convenio colectivo en marzo de 2018, en vez de esperar a que venza el acuerdo vigente en diciembre del próximo año. “Si esto se realiza no sería necesario establecer éstos (los servicios mínimos), pues sería posterior a la firma del convenio por tres años. No veo dificultad en llegar a acuerdo. Las conversaciones están avanzadas y existe un ambiente positivo y altos estándares en relaciones laborales, y sustentadas en un excelente convenio vigente”, detalla. Tras ser consultados, desde la empresa prefirieron no referirse al tema.

Asimismo, Figueroa explica que si fuera necesario establecer servicios mínimos, éstos cubrirían entre un 20% a 22% del personal, “pero estimo no será necesario”, puntualiza. Si bien Mesina no está de acuerdo con dicha postura en servicios mínimos, no sería relevante en caso de alcanzar el acuerdo previo para el nuevo convenio colectivo.

Esto está en línea con la posición que tienen desde la Confederación de Sindicatos Bancarios y Afines (Csteba), donde no están de acuerdo con que se establezca algún tipo de servicio mínimo. “No consideramos que el trabajo bancario tenga que ver con servicios de urgencia”, apuntan. Pese a lo anterior, el Banco Central (BC) ha advertido que no pueden existir interrupciones en el sistema de pagos. “Las huelgas en entidades financieras, dependiendo de su duración y del nivel de disminución en la provisión de los servicios requeridos para su funcionamiento, pueden llegar a ser una fuente de riesgo sistémico. En consecuencia, una apropiada administración de este tipo de situaciones debe concitar la mayor atención de las autoridades”, señaló el BC en su último Informe de Estabilidad Financiera (IEF), donde también comentó que la opinión de la Superintendencia de Bancos (SBIF) debe ser considerada a la hora de definir los servicios mínimos.

Por su parte, la SBIF también ha participado en el debate.De hecho, el pasado 12 de mayo respondió un oficio a la Dirección de Trabajo en el marco de la contienda que mantenía en ese entonces Banco Ripley con su sindicato, donde sostuvo que “los servicios mínimos para el funcionamiento de un banco, son todas aquellas actividades asociadas con el giro bancario y en las que se encuentren estos aspectos involucrados: (i) funcionamiento/continuidad de la cadena de pagos; (ii) resguardo de la fe pública bancaria; (iii) funcionamiento de determinados proveedores externos que otorguen servicios con impacto en la banca; (iv) cumplimiento normativo y reporte de información”. En todo caso, el regulador también detalló que “la opinión que da la Superintendencia de Bancos por solicitud de la Dirección del Trabajo es caso a caso”.

Las otras negociaciones

No sólo los bancos están definiendo los servicios mínimos dentro de la industria financiera: las compañías de seguros, AFP, isapres y cajas de compensación también se están sumando a la discusión.

En esa línea, las cajas de compensación inician sus negociaciones el próximo año, pero la definición de servicios mínimos ya es un tema que están conversando entre ellas y con el regulador. Desde la industria de las AFP, están a la espera de un pronunciamiento de la Superintendencia de Pensiones con miras a las negociaciones colectivas. Sin embargo, fuentes conocedoras de la situación advierten que el regulador no va a ser parte de la discusión a menos que lo solicite la DT.

Con todo, Provida es la AFP que tendrá la primera negociación colectiva en la industria. De hecho, según consignó ayer Diario Financiero, el sindicato habría enviado este lunes una propuesta de servicios mínimos a la administradora, donde prefieren alcanzar un acuerdo antes que llegar a la DT.

Por otro lado, desde el ámbito de las aseguradoras de vida, justamente el gerente general corporativo de EuroAmerica, Henry Comber, señaló hace algunos días a PULSO que han visto la discusión en la banca, “pero creo que el mercado requiere más claridad. Está bien que haya derecho a huelga y sindicatos, pero no a costa de paralizar absolutamente cosas esenciales y claves en las empresas que son además de servicio público. En los bancos está la cadena de pagos, nosotros entregamos pensiones, la gente que tiene inversiones puede necesitar sacarlas, la gente que tiene seguro médico y está en la clínica necesita que se desembolse ese seguro. Son cosas que creemos que son muy relevantes a la hora de definir qué son los servicios mínimos”.

Cuando se trata de las isapres, el proceso de calificación de Consalud, fue el primero para una isapre, por lo que podría sentar un precedente para el resto de la industria: la DT regional rechazó los servicios mínimos a la aseguradora ligada a la Cámara Chilena de Construcción (CChC) porque la isapre no velaría por la salud de los pacientes, sino más bien por la administración financiera del seguro privado de salud, argumentó el servicio público.

Sindicato N°3: resolución de la DT contra Consalud fija jurisprudencia

Hoy la aseguradora ligada a la CChC está negociando colectivamente con el sindicato N°1 y el próximo año lo hará con el N° 3.

“Esto para nosotros sienta jurisprudencia porque es la primera isapre privada que pierde su solicitud de servicios mínimos”. Así de categórica fue la reacción del presidente del sindicato N°3 de trabajadores de Consalud, Cristián Díaz, luego que la Dirección del Trabajo (DT) rechazara otorgar servicios mínimos a la aseguradora de salud privada.

En su argumentación el fiscalizador laboral señaló que la isapre vela por la administración financiera del seguro privado de salud y no por la salud per se de los pacientes, por lo que la solicitud de servicios mínimos no estaría dentro de las hipótesis previstas en la Reforma Laboral.

El proceso de calificación de la aseguradora ligada a la Cámara Chilena de Construcción (CChC) es el primero para una isapre.

La resolución de la DT no fue reclamada en segunda instancia a través de un recurso jerárquico ante el director nacional Christian Melis, por lo que hoy uno de los sindicatos, el N°1, ya está negociando colectivamente y en caso de huelga, al no haber servicios mínimos, habría paralización total de funciones, a excepción de los no sindicalizados y de los afiliados a los otros sindicatos de la compañía.

En abril del próximo año Consalud negociará con el sindicato N°3.

Díaz precisó que dentro del proceso de definición “jamás la empresa se acercó a conversar con nosotros, teniendo esa instancia para hacerlo y envió los servicios mínimos a última hora”.

Enfatizó que “gracias a la defensa que nosotros hicimos la DT y la Superintendencia (Salud) finalmente decidieron no innovar en el tema y no aplicar servicios mínimos”.

El informe que la Superintendencia de Salud envió a la DT sobre el caso de Consalud dice que el objetivo es que “las instituciones fiscalizadas aseguren a sus beneficiarios la continuidad de los servicios asociados al contrato de salud previsional ante toda contingencia que las pueda afectar (…) y que apunta fundamentalmente a que fallas de sistemas o eventos de cualquier naturaleza que produzcan interrupciones del servicio no podrán traducirse en perjuicios de los beneficiarios, debiendo la isapre asegurar que la bonificación otorgada corresponda a la modalidad de pago de las atenciones médicas por la que ha optado el beneficiario”.

Fuente: http://www.pulso.cl/

Dejar respuesta