Entre los grandes bancos, los que tuvieron las mayores caídas en su dotación de personal son Bci, Santander e ItaúCorpbanca.

Una de las tónicas durante 2017 fue la desaceleración económica y un deterioro de la calidad del empleo a nivel nacional, de acuerdo a las cifras oficiales. Y la banca no estuvo exenta de este escenario.

Al cierre del año pasado, según cifras de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Sbif), el número de trabajadores de la banca creció un leve 0,7% respecto a 2016, llegando a 60.122. No obstante, este número aún no supera al registrado en 2015, cuando la banca contaba con 60.411 trabajadores y venía creciendo en torno al 2% anual en sus planillas en los años previos, de acuerdo a los datos del regulador. Y es que en 2016 el sistema bancario chileno se ajustó en términos de recursos humanos, con una baja de dotación de 1,2%.

Entre los grandes bancos del sistema el que anotó la mayor reducción en 2017 fue Bci. La compañía comandada por Eugenio Von Chrismar tuvo una disminución de 5,4% entre sus filas, quedando en 8.734 personas.

Otra de las entidades grandes que vio una disminución fue Santander. El banco de capitales españoles tuvo una caída de 2,3%, llegando a 10.405 colaboradores en 2017.

Se suma a esta lista ItaúCorpbanca. El banco liderado por Milton Maluhy anotó un retroceso de 2% respecto a 2016, terminando el año pasado con 5.418 trabajadores.

BCI: “Mejorar la productividad”

Consultado Bci por la baja de su personal, explicó que “se enmarca dentro de un proceso propio de la naturaleza de la industria, relacionado con la necesidad de mejorar la productividad y eficiencia del banco”.

Al cuarto trimestre de 2017, la firma comunicó un incremento en sus gastos operacionales de 8,5% interanual. El aumento “se debió a los mayores costos de gestión relacionados con el plan de transformación digital y los costos de personal relacionados con los pagos por indemnización”.

Santander: “Ajuste menor”

En el caso de Santander, las desvinculaciones apuntarían a altos cargos, comentó Walter Figueroa, presidente de la Federación de Sindicatos de Banco Santander.

Algo similar también planteó el actual gerente general de Santander y próximo presidente ejecutivo del banco, Claudio Melandri: “De repente hay que hacer algunos ajustes porque si no, el banco no funciona. Uno tiene que preocuparse de la sostenibilidad de la empresa y algunas veces hay que tomar decisiones que son dolorosas haciendo algún ajuste menor en plantilla, pero nada que genere un conflicto”, dijo Melandri.

ItaúCorpbanca: 7,3% menos en dos años

En el caso de ItaúCorpbanca, tiene una caída de 2% en su dotación de trabajadores en 2017, esta se acrecienta al observar los números antes del inicio de la fusión.

En 2015, Itaú contaba con 2.420 personas y CorpBanca tenía 3.429 trabajadores; entre ambos, sumaban 5.849. Así, entre 2015 y 2017, ItaúCorpbanca ha tenido una diminución de 7,3%, según los datos de la Sbif, equivalente a 431 personas.

Si bien ItaúCorpbanca declinó referirse al tema, conocedores del tema explican que quienes han dejado el banco han sido en su mayoría altos cargos de la compañía que aún se encuentra en proceso de integración.

En BBVA aumentan

La otra cara de la moneda es BBVA Chile. La compañía que fue comprada por Scotiabank y que se encuentra a la espera de la aprobación de la transacción por parte de las autoridades regulatorias, tuvo un aumento de 37,6% de su dotación en 2017.


Industria bancaria gana en enero un 40% más y llega a utilidades por US$ 348 millones

La banca chilena partió el 2018 con el pie derecho. La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Sbif) publicó ayer los resultados de esta industria durante el primer mes del año, los que se ubicaron en US$ 348 millones, un 40% más en comparación a enero de 2017. De acuerdo al regulador, esta mayor ganancia estuvo explicada por un alza en las operaciones financieras, además de una disminución de gastos por menores provisiones.

La autoridad destacó que el indicador de rentabilidad sobre patrimonio promedio (ROAE) creció respecto del mes anterior de 12,39% a 12,68%.

En cuanto a la morosidad de 90 días o más, la Sbif indicó que se incrementó respecto de diciembre desde un 1,93% a un 1,98 %, “explicado por aumentos en la morosidad de la cartera comercial y de consumo”.

A la hora de desglosar las utilidades entre los actores del sistema, Santander lideró las utilidades con US$ 78,3 millones, seguido de cerca por Banco de Chile con US$ 71,4 millones.

Tras ellos se ubicó Bci. La institución controlada por la familia Yarur anotó ganancias por US$ 63,31 millones.

Factor dólar afecta a colocaciones comerciales

La Asociación de Bancos comunicó a través de un informe que “a enero de 2018 el crédito bancario aumentó 3,2% en doce meses, manteniendo un ritmo de expansión similar al de diciembre”.

Al observar el desempeño por carteras, el análisis que hace el gremio es que las colocaciones comerciales disminuyeron 0,5% en enero y no registran variación respecto a igual mes del año anterior, prolongándose así el bajo crecimiento de la cartera.

¿La razón? Según la Abif, “esto no sólo se ha visto influenciado por el ciclo económico, sino también por un importante componente contable asociado a la apreciación del peso frente al dólar”.

Agregan que la disminución del tipo de cambio de 1,9% en enero, “redujo el valor de los créditos denominados en moneda extranjera, lo que restó 0,3 puntos porcentuales de crecimiento a la cartera”.

Se acaba el boom hipotecario

La otra cara de la moneda está en las colocaciones hipotecarias. Estos créditos, según la Abif, llevan una expansión de 8,4% en enero a 12 meses.

La entidad presidida por Segismundo Schulin-Zeuthen menciona que detrás de estos números está el dinamismo propio del sector inmobiliario, impulsado por los bajos niveles de la tasa de interés.

Sostiene que en el cuarto trimestre de 2017 la entrega de préstamos se vio beneficiada “por la materialización de una fracción importante de las promesas de compra-venta firmadas durante la segunda mitad del año 2015, momento en que las ventas en verde experimentaron un auge significativo, anticipándose al fin de la exención del IVA en la construcción”.

Sin embargo esta situación cambiaría este año, expresaron en la Abif. “Dicho efecto se verá disminuido sustancialmente durante 2018”, dijeron.

De acuerdo a los datos de la Asociación, la entrega de viviendas nuevas por año de firma de la promesa entre 2015 y 2017 empieza a bajar considerablemente para los próximos trimestres desde 2018 a 2020.

Dejar respuesta